Llevaban munición para grupos ilegales

  • El cargamento fue hallado oculto en la modalidad tipo caleta doble zòcalo y parte frontal del automotor, en el que se movilizaban.

Bugalagrande, Valle del Cauca   . –   La Policía Nacional a través de la Seccional de Tránsito y Transporte de la Policía Valle, logró afectar una vez más a las organizaciones delincuenciales, con la captura en flagrancia de un hombre de 35 años, una mujer de 43 años de edad y la incautación de 3.800 cartuchos para fusil, calibre 7,62, eslabonados, munición de guerra PMP Sudafricana en la vía que de Andalucía conduce a Cerritos kilómetro 12+300, peaje Betania, jurisdicción del municipio de Bugalagrande, Valle del Cauca.

Las capturas se logran, gracias a la habilidad de los uniformados, los cuales, mediante área de prevención y seguridad vial, notan cambios en la estructura de un vehículo tipo campero, de servicio particular, color gris, marca Ford, lo cual fue necesario realizar un registro meticuloso, con la utilización de varias herramientas hidráulicas y manuales, hallando bajo la modalidad caleta doble zócalo y parte frontal del automotor, la munición de guerra de uso privativo de las fuerzas militares.

Los capturados, presentan anotaciones judiciales por los delitos de Fabricación, tráfico y/o porte de estupefacientes y fraude procesal, de los cuales ya cumplieron condena.

La munición incautada fue avaluada en más de 8.000 millones de pesos en el mercado ilícito.

Se presume que su procedencia sería la ciudad de Florencia, Caquetá, con destino final el puerto en Buenaventura Valle del Cauca.

La mujer capturada, intentó sobornar a los uniformados para no ser judicializados, ofreciéndoles hasta 100 millones de pesos a cambio de que los dejara ir.

Capturados, vehículo y munición incautados fueron dejados a disposición de la Fiscalía General de la Nación, por el delito de fabricación, tráfico o porte de armas de fuego, municiones de uso restringido, de uso privativo de las fuerzas armadas y por cohecho, de los cuales ya fueron enviados a la cárcel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *