Cae red que comercializaba suplementos vitamínicos falsos

Seis personas que harían parte de la organización están en poder de las autoridades

Bogotá D.C.   . –    La acción investigativa y operativa de la Fiscalía General de la Nación y de la Policía Nacional, a través de la Policía Fiscal y Aduanera (POLFA), afectó a un mercado ilícito que crece en las redes sociales y pone en riesgo la salud y la vida de deportistas, y de personas que buscan bajar de peso o mejorar su aspecto físico.

En desarrollo de siete diligencias de registro y allanamiento realizadas simultáneamente en Bogotá, Medellín y Cali, fueron capturados seis presuntos integrantes de una organización criminal señalada de ingresar de contrabando, falsificar y vender ilícitamente medicamentos y suplementos dietarios, entre otros productos.

Durante los procedimientos judiciales se incautaron de 163.730 complementos alimenticios, 40.000 adhesivos, 13 millones de pesos en efectivo, siete celulares, dos discos duros y tres computadores portátiles con información valiosa para el desarrollo de las indagaciones.

Un riesgo latente

Gracias al apoyo del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA), la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) y la Agregaduría de Alemania en Colombia,  la Fiscalía General de la Nación y la Policía Nacional detectaron las dos modalidades utilizadas por la red criminal para incrementar sus ganancias, mediante la comercialización de productos de los que se desconocen su verdadera composición y efectos específicos para la salud.

Inicialmente, se estableció que suplementos de origen estadounidense y medicamentos procedentes de China e India, cuyos envíos hacían escala en Alemania, presuntamente llegaban al país mediante la modalidad de tráfico postal y simulando ser muestras farmacéuticas o frascos de vidrio vacíos.

La organización transnacional, según la información financiera analizada, habría ingresado al país en el último año y medio cerca de 150 millones de unidades de medicamentos y productos, cuyo valor ascendería a 1.200 millones de pesos.

La segunda modalidad ilegal estaría asociada con la falsificación de suplementos reconocidos. Al parecer, químicos usados para la industria agropecuaria eran mezclados con otras sustancias, empacados o envasados, y rotulados con adhesivos de marcas y laboratorios reconocidos a nivel internacional.

De acuerdo con el material probatorio y los testimonios recopilados, la mercancía de contrabando o alterada era vendida por los presuntos integrantes de la estructura criminal a través de páginas web y grupos creados en las redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *